27 noviembre 2008

Poesía de Bolivia.


Es increible lo que ocurre cuando uno se encuentra con joyas de este valor, me encontré con un libro de mi abuelo sobre poesía boliviana que él guardaba en un velador. El texto está añejo como mi abuelito, le faltan varias páginas y sin embargo no deja de ser interesante para mi, seguro que lo busco en la biblioteca de mi ciudad. El texto lleva por título "Poesía de Bolivia", de la época precolombina al modernismo, año 1964.


Estuve revisándolo con un gusto exquisito de percibir el pensamiento y el sentimiento que guardan sus líneas, cada época tuvo su expresión, su inquietud, pero no cabe duda que el amor (me refiero al amor universal), es la fuente impulsora de toda esta producción.

En Bolivia existieron y existen reconocidos escritores y poetas, historiadores y narradores de novelas, citarlos ahora sería difícil, sin embargo, quiero compartir con ustedes dos escritos que me me agradaron por el contenido de su lírica, la primera corresponde a Ricardo Jaimes Freyre (1868 - 1933), su obra corresponde a la Era Republicana de la historia boliviana, el poema lleva por título "Lo Fugaz" (poema extraído del texto citado anteriomente).


Lo Fugaz.

La rosa temblorosa
se desprendió del tallo,
y la arrastró la brisa
sobre las aguas turbias del pantano.

Una onda fugitiva
le abrió su seno amargo,
y estrechando a la rosa temblorosa
la deshizo en sus brazos.

Flotaron sobre el agua
las hojas como miembros mutilados,
y confundidas con el lodo negro,
negras, aún más que el lodo, se tornaron,

pero en las noches puras y serenas

se sentía vagar en el espacio
un leve olor de rosa
sobre las aguas turbias del pantano.

/////

Ricardo Jaimes Freyre nació en Tacna - Perú, mientras su padre, oriundo de Potosí ejercía el cargo de Cónsul. Inició su obra literaria en Argentina, fundó junto a Rubén Darío la Revista de América que repercutió en España. Entre sus publicaciones escribió media docena de libros importantes sobre diferentes aspectos de la historia de Tucumán (por ello es reconocido en Bolivia y en Argentina). Escribió la hija de Jefté (drama) en prosa, mientras que en verso escribió Castalia bárbara, Los sueños son vida.


*****************************************************************************************************************

El segundo poema que fue de agrado personal tiene que ver con la reconocida poetisa Yolanda Bedregal (1916 - 1999), (link) quien escribió: "Resaca". (Este poema lo encontré navegando en la web).


Resaca.

Cuando ya la resaca deje mi alma en la playa
y del arco agobiado de mi espalda se vaya
el ala cercenada, cual vela desafiante,
en cicatriz y estela prolongará el instante.

Quedarán vigilando, símbolo intrascendente,
dos pobres ojos pródigos y una mendiga frente.
!Catacumba de agua amor! !No me conoces!

Ni nadie nos conoce. Sólo hay fugaces roces,
desencuentros, en la prieta mudez de encrucijadas.
Expían su demora presencias nunca halladas.

No son cruz ya los brazos ni altar para holocausto
de salvajes ternuras. Con su claror exhausto,
un sol desalentado ahonda los abismos.

Somos polvo y lucero, todo en nosotros mismos.

Para esta elemental ceniza taciturna
sea la inmensa lágrima del Mar celeste urna.

///

Yolanda Bedregal nació en La Paz, fue maestra, poetisa, y narradora, en 1970 obtuvo el Premio Nacional de Novela Eric Guttentag con su libro: "Bajo el oscuro Sol". Autora de la Antología de la Poesía Boliviana (1977), entre sus principales poesías están: Naufragio (1936), Poemar (1937), Almadía (1942), Nadir (1950), y Del mar y ceniza (1957).